Con unas buenas fotografías de producto, podrás conseguir que tus clientes o posibles clientes tengan la sensación de tener el producto en sus propias manos. Unas buenas fotos de producto podrán mostrar todas las características del mismo, además de atraer la atención del usuario.

En esencia, el objetivo de la fotografía de producto es retratar el producto aislado, normalmente con un fondo neutro (blanco, negro o gris). Su destino habitualmente es un catálogo impreso o una página web. La postproducción suele ser sencilla y el fondo se suele recortar para poder montar el objeto con otro fondo, con su correspondiente sombra artificial (o reflejo).